Por Ing. Mónica Cascante Elizondo, MAP

Profesora del curso Gestionando la Excelencia del Proyecto en Administración de Proyectos de la Universidad para la Cooperación Internacional.

Junio, 2015

 

Recientemente recibimos la inquietud de un estudiante acerca de los usos de la ISO 10006:2003 vs la norma ISO 21500:2012.  Nuestra respuesta derivó en una importante compilación de apreciaciones y opiniones derivadas de la experiencia práctica y del diálogo con otros colegas.  En el presente escrito queremos compartir esas apreciaciones que consideramos pueden ser de utilidad a quienes deseen profundizar –ahora o en el futuro- en el fascinante mundo de las normas ISO.

Procedamos entonces.

Lo primero que corresponde acotar es que ISO 10006:2003 pertenece a un grupo más amplio de normas vinculadas con las series 9000 (relativas a la gestión y aseguramiento de la calidad) a través del trabajo del comité técnico respectivo.  Son normas cuyo objetivo es brindar directrices adicionales (no requisitos, no son certificables) que clarifican (para las empresas) aspectos relevantes de la gestión técnica.

En este punto vale la pena detenernos un poco en un repaso sobre la estructura de comités de ISO.  ISO (International Organization for Standardization) en materia de normas funciona mediante comités técnicos.  Los comités se conforman en torno a temas de interés y antes de la salida de la norma hay debates sobre si procede generarla o no.  Luego vienen los procesos de desarrollo, discusión y publicación, seguidos de las continuas revisiones y cambios.  ISO tiene más de 300 comités.  Aquí nos vamos a referir a dos comités específicamente, que competen a las normas sobre las que vamos a entrar en detalle.

ISO/TC 176 es un comité dedicado a los temas de Gestión y Aseguramiento de la Calidad.  Se subdivide en 3 subcomités: ISO/TC 176/SC1 (Conceptos y terminología); ISO/TC 176/SC2 (Sistemas de calidad); ISO/TC 176/SC3 (Tecnologías de Soporte).  Es posible conocer cuáles normas trabaja cada subcomité ingresando a la página de la organización.  En total son 24 estándares.

El comité ISO/TC 176 fue creado en el año 1979, cuando los temas de gestión de la calidad empezaron a cobrar más y más importancia en los entornos comerciales y empresariales.  Unos años después (1987) aparece la primera versión ISO 9001.  Esta norma (y principalmente después de la versión revisada de 1994) se volvió un referente importante en los temas de gestión de la calidad y cobró muchísima relevancia en las empresas para efectos de estandarización, entrega de la propuesta de valor al cliente, competencia e imagen de compañía.  Este “boom” en los temas de calidad que impulsó la norma ISO 9001 (cuya versión actual es la 2008, en revisión para una nueva versión 2015) ha hecho que los subcomités ISO/TC 176 produjeran una variedad interesante de normas correlacionadas en los temas que generaban preocupación a sectores o industrias específicos o en torno a aspectos puntuales de una gestión de calidad óptima.  Ello ha derivado en una serie de normas en temas tan diversos como entrenamiento, gestión de quejas, consecución de resultados financieros, competencias del recurso humano, medición, auditoría interna, etc.

Algunas de estas normas desarrolladas por el ISO/TC 176 podrían parecer redundantes con otras, pero debemos acotar que se trata de temas abordados desde la perspectiva exclusiva de la calidad.  Este es el caso específico de ISO 10006:2003 Directrices para sistemas de gestión de calidad en proyectos, la cual podría generar cierta confusión en cuanto a su enfoque con respecto a la norma 21500:2012 Gestión de Proyectos.  Al respecto sugerimos no perder de vista dos aspectos particulares:

El primero.  ISO 10006:2003 Fue publicada varios años antes de la conformación del ISO/TC 258 (año 2011).  Este comité fue creado recientemente para trabajar sobre los temas de Gestión de Proyectos, Programas y Portafolios.  Al día de hoy está conformado por 37 países con voto y 10 observadores.  Por el momento solo ha publicado una norma, la ISO 21500:2012, pero ya se encuentra trabajando en otros tres estándares sobre programas y portafolios.

El segundo. No es una norma sobre gestión de proyectos.  Es una norma sobre sistemas de gestión de calidad en proyectos y está completamente alineada con la ISO 9001:2008.  Desde nuestra perspectiva apreciamos la norma de la siguiente manera: una forma de explicar a las empresas (o departamentos) que trabajan de forma proyectizada cómo interpretar la ISO 9001 en un ámbito de proyectos.  Y esto es valioso (y muy probablemente uno de los aciertos en su desarrollo) en tanto y cuando ISO 9001, aun cuando es una norma para todo tipo de empresas, tiene una conformación y redacción que se comprende mejor desde la perspectiva de entornos de producción primero, y más recientemente también se ha logrado una mejor interpretación para la industria de servicios.  Por tanto, ISO 10006 viene a ser una ISO 9001 explicada para el ámbito de proyectos.  Sin embargo no puede asumirse como una norma de gestión de proyectos completa, aunque sí conectada con el tema.

Dicho lo anterior, ISO 10006:2003 vino en su momento a llenar un vacío que había para la industria proyectizada (porque el enfoque de la norma no es el proyecto, sino los procesos del proyecto, donde el proyecto es el producto del sistema), en una época en la que el tema de gestión por proyectos comenzó a cobrar un interés mucho más marcado.  Aun hoy, nuestra apreciación es que se trata de una norma útil para comprender cómo gestionar la calidad a lo largo de los diferentes procesos de gestión del proyecto.  Sin embargo, tengamos presente que la empresa (proyectizada o no) siempre deberá optar por la certificación bajo los requisitos de ISO 9001:2008.

Sobre ISO 21500:2012 lo que vale la pena reiterar es que es una norma específica para la gestión de proyectos.  Se trata de una guía, no de una norma de requisitos, por tanto no es certificable.  Sin duda la conformación del comité ISO/TC 258 en el 2011 responde en parte al creciente interés y relevancia que ha cobrado la gestión profesional de proyectos.  Y aunque ISO no es una organización dedicada exclusivamente a este tema, sí es claro que se trata de un líder en normalización internacional, por lo que no podía quedarse al margen de esta tendencia.

Ahora bien, coincidimos con la apreciación de nuestro estudiante acerca de la similitud de una ISO 21500:2012 con los planteamientos del PMI en la materia.  No podría ser diferente.  Siendo PMI un pionero en este tipo de definiciones no es extraño que ISO tome sus mejores prácticas y trate de llevarlas a un estándar (que es su ámbito de acción).  El desarrollo de normas está regido por el consenso (de los representantes de países miembros) sobre las prácticas que deben estandarizarse en torno a un tema y es natural que las del PMI (reconocidas por miles de profesionales alrededor del mundo) sean parte de este proceso.

Nuestra opinión acerca de ambas normas es que trabajan en torno a un tema común: los proyectos.  Pero sus áreas o enfoques son diferentes, aunque complementarios.  ISO 10006:2003 hace énfasis en el sistema de gestión a través del cual se puede gestionar la calidad en los proyectos y es una norma muy útil para empresas matriciales fuertes o proyectizadas que quieren adoptar una norma ISO 9001:2008 y alcanzar una certificación.  ISO 21500:2012 tiene como objetivo de estudio la gestión de proyecto, los procesos y áreas de gestión y es convergente con cuerpos de conocimiento como el PMBoK®; es útil para empresas que quieren estandarizar y mejorar su gestión de proyectos (indiferentemente de si son proyectizadas o no).  Algo interesante es ver que efectivamente hay un punto de convergencia (de ahí la complementariedad) en cuanto a la forma en que se gestiona el proyecto (buenas prácticas –según 21500- y sistema de gestión de calidad –según 10006-).  De esta vinculación y su integración práctica, podría verse ampliamente beneficiada la configuración de trabajo de una organización en el ámbito de proyectos.

Habiendo aclarado los temas anteriores, queremos compartir nuestra respuesta al estudiante en relación con su inquietud.  Las preguntas fueron oportunas y las respuestas pueden ser de valor para otros profesionales que las estén planteando:

Al tener estas dos ISO, ¿no se estarían haciendo esfuerzos en vano?  No consideramos que se trate de esfuerzos en vano, sino de esfuerzos complementarios.  La decisión de ISO de conformar un comité técnico para el tema de proyectos es valiosa dada la relevancia de este tema hoy día, pero ello tampoco anula los esfuerzos del comité en relación interpretar los requisitos de un sistema de gestión de calidad ISO 9001 en proyectos.  Son en nuestro parecer ámbitos profesionales correlacionados, pero diferentes.  Nos corresponde a nosotros como usuarios de las normas, decidir cuál nos aporta más valor y cuál adoptaremos.

¿No se estaría trabajando en puntos que pueden derivar en la creación de otras normas para proyectos?  Efectivamente es posible que cada comité técnico detecte nuevos temas en los que debe desarrollarse normalización.  Ya el comité ISO/TC 258 está trabajando en normas de programas y portafolios, porque ese es su énfasis, el ámbito de proyectos.  En cuanto al subcomité ISO/TC 176/SC3 no pensaríamos que van a incursionar más en el ámbito de proyectos, pero no se puede descartar.  Sin embargo, la norma que desarrollaron no es sobre proyectos (como hemos acotado antes), es sobre sistemas de gestión de calidad en proyectos.  Posiblemente normas adicionales irán dirigidas hacia otros temas de calidad específicos.

¿Por qué la ISO tiene dos normas para proyectos?  En esencia, ISO no tiene dos normas para proyectos.  Tiene una para gestión de proyectos (21500) y una para sistemas de gestión de calidad en el ámbito de proyectos (10006).  La conformación de los comités y los temas que cada uno explora generan estos énfasis complementarios, pero no duplicados.