El proyecto “Medición de la huella de carbono empresarial” es una iniciativa del programa ACCIÓN Clima de la Agencia de Cooperación Alemana en coordinación con la Dirección de Cambio Climático del Ministerio de Ambiente y Energía de Costa Rica, llevada a cabo con el apoyo de la Fundación ALIARSE.

La Universidad para la Cooperación Internacional (UCI) es una de las 7 empresas costarricenses que han recibido asesoría técnica para la gestión de la su huella de carbono. Además de UCI, Auto Mercado, Clima 2000, Laboratorios Stein, Coopesantos, Demasa e Inolasa han sido beneficiadas por este proyecto.

En el evento de presentación de resultados, realizado el jueves 16 de octubre de 2014, participaron representantes de las empresas antes mencionadas, además de otras empresas y organizaciones que realizan esfuerzos en mitigación del cambio climático. Representando a UCI asistieron Tania Moreno y Karla Rodríguez, integrantes del Comité Huella de Carbono – Bandera Azul Ecológica de la Universidad.

Durante la inauguración se contó con la presencia del señor William Alpizar de la Dirección de Cambio Climático, quien mencionó que los compromisos de Costa Rica para reducir su huella de carbono deben ser ambiciosos y requieren de un fuerte involucramiento de los sectores de energía, transporte, ganadería y agricultura principalmente, además comunicó que la medición de huella de carbono pasara de ser una acción voluntaria a ser vinculante y obligatoria a partir del 2020.

Experiencias como las de la empresa DEMASA División Palmito, son evidencia de que los beneficios de medir y reducir la huella de carbono empresarial no son solo ambientales, si no también económicos. En el transcurso de 18 meses, la empresa evitó emitir 730 toneladas de CO2e y reducir significativamente los costos de producción, reemplazando el combustible bunker utilizado en calderas con tecnología solar para el calentamiento de agua.

La representante de CoopeSantos, y graduada de UCI, Raquel Fallas, puntualizó que uno de los principales retos a los que ellos se han enfrentado es a la sensibilización de todos sus asociados ya que es una cooperativa de electrificación rural con más de 37,000 asociados.

La UCI, a través de su programa de Responsabilidad Universitaria, y gracias a la colaboración del personal académico-administrativo, ha comenzado el proceso de medición de su huella de carbono en el año 2014. Tania Moreno, Coordinadora de RSU de UCI, afirmó que reducir la huella de carbono institucional es parte del compromiso ético de la universidad con el planeta y su comunidad universitaria, “UCI debe predicar con el ejemplo y la transmisión de la experiencia que adquiera la universidad con este proceso puede tener un gran impacto si se internaliza en la actividad académica y de extensión y vinculación universitaria a nivel global”.