La Universidad para la Cooperación Internacional llama a la sociedad a trabajar conjuntamente por un profundo cambio en el sistema de valores y consumo actual para salvar el planeta. 

 

        UCI, referente mundial en el desarrollo de programas académicos pioneros e innovadores, celebra su vigésimo aniversario haciendo un llamado a la innovación educativa, tanto en programas para formar profesionales integrales, como en metodologías masivas que permitan la construcción colectiva de conocimiento.

–        “Los ministerios de educación requieren capacidad para impulsar esta nueva era de la educación, prepararse para entender y promover estos procesos de cambio”, afirma el rector de UCI, el Dr. Eduard Müller.

Las consecuencias del cambio climático se están manifestando en los continentes y océanos, evidenciando que todas las personas, sociedades y ecosistemas son vulnerables en cualquier parte del mundo. Y según los resultados del reciente informe elaborado por el Grupo Intergubernamental de Expertos sobre Cambio Climático (IPCC) no hay lugar a dudas de que nos dirigimos hacia la destrucción, durante este siglo, del sustento de vida en el planeta, incluyendo la humana. No obstante, es posible generar respuestas efectivas si se incide en las causas estructurales del cambio climático y se aprende a vivir con él, generando estrategias de adaptación a nivel local.

UCI, referente mundial en el desarrollo de programas académicos pioneros e innovadores para la formación de líderes para el desarrollo sostenible desde hace 20 años, conoce de primera mano el panorama actual del planeta y se prepara para una etapa diferente. Utilizando la experiencia acumulada de formular e impartir a más de 50 países programas académicos transdisciplinarios, actuales, necesarios y diferentes a los ofrecidos por otras universidades, ingresa, mediante el uso de la tecnología y metodología punta, a apoyar la formación abierta de miles de jóvenes para juntos construir una nueva sociedad, necesidad imperante para promover un verdadero cambio.

Sin embargo, las manifestaciones del cambio climático son un asunto global que no se puede atajar sin una colaboración mundial, es por eso que UCI aprovecha la celebración del vigésimo aniversario de su nacimiento para hacer un llamamiento a trabajar conjuntamente. “Necesitamos cambiar la estructura de valores que tenemos como sociedad. Tenemos que formar personas que establezcan alianzas en lugar de formarlas para competir unas contra otras. Queremos formar personas que puedan darse la mano y ganar el primer puesto trabajando en equipo, conformando grupos que caminen hacia delante y que se basen en la gestión creativa. El mundo requiere eliminar ese comportamiento individualista y contar con profesionales que buscan que su comunidad avance hacia un futuro mejor, compartiendo comunitariamente la felicidad”, explica Eduard Müller, rector de la Universidad.

La estrategia planteada por UCI tiene como objetivo generar los pasos para que el mundo cambie su modo de consumo y producción, ya que actualmente consumimos en 12 meses lo que el planeta tarda 18 en producir. El mundo todavía no se ha dado cuenta de la urgencia del cambio, por lo que la nueva etapa de esta universidad contempla procesos de formación de miles de jóvenes líderes en procesos de valores, ética y cambio de patrones en su relación con el planeta. Se trata de la plataforma ELIOK, basada en cursos masivos en línea y relaciones con los gobiernos para actuar de manera coordinada y que pretende ser un trampolín para una mayor respuesta local en materia de adaptación al cambio.

La principal necesidad en el camino hacia ese objetivo, es una moderna política nacional de educación superior, explica Müller. “Existe una falta de visión y capacidad en los entes que regulan la educación superior de nuestros países, que no comprenden el dinamismo educativo del futuro”.

En sus dos décadas de existencia, UCI se ha ganado un reconocimiento global en materia de cambio climático a través de su activa participación en procesos globales, como las recientes discusiones en Naciones Unidas sobre los Objetivos de Desarrollo Sostenible pos 2015, liderar el proceso global de profesionalización de gestión de áreas protegidas, el apoyo al establecimiento de estándares internacionales en turismo sostenible y abanderar procesos innovadores de desarrollo del territorio considerando la adaptación basada en ecosistemas.

Creada en 1994 para formar a los profesionales que América Latina requiere para liderar procesos de desarrollo sostenible, UCI ha sido constante en la conformación de carreras transgresoras, diferentes e innovadoras. Ahora se aboca adicionalmente a la conformación de redes de construcción colectiva de conocimiento e inducción al cambio participativo, entrelazando empresas, organizaciones, gobiernos y la sociedad civil, especialmente los jóvenes para conjuntamente construir una nueva sociedad global, informada y ocupada con forjar un futuro mejor para todos.

“Estos 20 años han permitido llegar a una madurez académica, social, económica, ambiental, cultural y espiritual necesarias para poder empujar esta tarea tan enorme”, concluye el máximo representante de la Universidad.