Condición de existente o de ser “de hecho” (de facto), a diferencia de los entes de razón, los meramente posibles o los en potencia.