Corriente de pensamiento que postula que los efectos sociales se pueden concebir como una sucesión de eventos encadenados estructural y funcionalmente, organizados como un sistema. Los fenómenos se explican por el principio de causalidad, negando el principio de libre arbitrio o toma de decisión.