Maestría en Dirección de Proyectos

Para los entusiastas de la Maestría en Dirección de Proyectos el Project Management Body of Knowledge (PMBoK®) representa una referencia obligatoria en nuestra formación, a pesar de que su redacción y estilo no resultan atractivos para la lectura, la forma en que sistematiza las buenas prácticas de la profesión nos obliga a tenerlo como un texto de consulta frecuente. No sé si a ustedes les pasa, pero cuando se actualiza este estándar me surge curiosidad por conocer los avances de la disciplina, sobre todo con cierto morbo por ver como el Project Management Institute (PMI) coquetea con conceptos afines a la dirección de proyectos. Para esta edición el PMI me sorprendió definiendo dentro del alcance de la actualización la necesidad de alinearse con la Norma ISO 21500, de una forma muy colaborativa.

Si echamos un vistazo a las principales modificaciones al estándar, no encontraremos cambio radicales, de hecho no deberíamos al ser este un cuerpo de conocimiento bastante maduro.

Desde mi perspectiva resultó interesante la inclusión de la Gestión de los Involucrados como una nueva área de conocimiento, reconociendo la importancia de las habilidades blandas. También llamo mi atención que se agregarán los procesos de planificación de alto nivel para las áreas de conocimiento que aún no lo tenían, con esto el PMI resalta la importancia de los planes subsidiarios para conformar el Plan de Gestión del Proyecto.

Conozco de pocos cuerpos de conocimiento que tengan un proceso de actualización tan participativo y global como el del PMBoK®, realmente involucra a practicantes de todos los rincones del mundo, debido a que este estándar contiene las  buenas prácticas de la disciplina, lo que se hace periódicamente es identificar las lecciones aprendidas más difundidas por los directores de proyecto, y adoptadas por otros colegas para darles rango de buenas prácticas

Es importante mencionar que a pesar que el PMBoK® es el único estándar en dirección de proyectos de la American National Standard Institute (ANSI), no debemos interpretarlo como un estándar de acatamiento obligatorio, al ser un compendio de buenas prácticas más bien aspira a ser una guía, no una metodología. Por lo tanto no deben aplicarse los procesos de gestión de proyectos descritos en el PMBoK® como una receta (paso a paso), sino más bien como un menú (muchas opciones), del cual seleccionaremos varios platillos de acuerdo con nuestro apetito.

Les comparto la presentación sobre este tema que expuse el día Miércoles 23 de Enero, 2013