Gestión de riesgos del Portafolio de Proyectos e Inversiones.

Cuando escucho sobre temas como: Economía, Mercados o Riesgos, no puedo dejar de pensar en temas como: Portafolio de Proyectos e Inversiones. Estos temas, comparten la necesidad humana de poder predecir el futuro, necesidad que se ha manifestado en otras áreas como: la matemática, la física, el arte y la cultura por siglos.

Estaba leyendo un artículo publicado en: “The Guardian News”, de Londres titulado: “Why do economists describe climatechange as a ‘marketfailure?”, escrito por Alex Bowen, Simon Dietz y Naomi Hicks del “The Grantham Research Institute” del LSE (The London School  of Economics and Political Science), y señala que:“cuando los mercados libres no maximizan el bienestar de la sociedad, se dice que puede ser necesario una “Falla” e intervención política para corregirlos. Agrega que “muchos economistas han descrito al Cambio Climático como un ejemplo de una Falla del Mercado, también llamado La Externalidad del Efecto Invernadero”.

Dado que la emisión de Gases de Efecto Invernadero es el resultado de las actividades económicas y cuyos impactos no caen directamente sobre dichas actividades, sino sobre las generaciones futuras o en los países en vía de desarrollo, existe sobre el tema ambiental un alto grado de indiferencia.

Ante este panorama, las grandes actividades económicas seguirán produciendo Gases de Efecto Invernadero, hasta tanto éstas actividades no sean impactadas directamente.

Tal como describieron Kahneman y Tversky en su “Teoría de las Perspectivas”, sólo la aversión a las pérdidas puede cambiar la forma de pensar de aquellos individuos que en estos momentos están impulsando a dichas actividades económicas. En castellano popular se diría: mientras no falte el billete, sigamos haciendo lo mismo…, tarde o temprano dichas actividades económicas se verán afectadas, pero seguirán actuando como que si nada pasara. A esto le he llamado: la indiferencia ante los eventos inesperados, esperados.

Un ejemplo de un evento inesperado, esperado… sería la caída de un gran meteorito sobre la tierra. ¿Qué le pasaría a las bolsas de valores del mundo? Poco antes del impacto sobre la tierra, el Down Jones estaría prediciendo el mismo comportamiento de todos los sismógrafos a lo largo del planeta…, pero como su probabilidad es tan remota, el Down Jones sigue su curso normal sin dejar de lado que la caída de un gran meteorito sigue siendo probable.

Ante la imposibilidad de predecir el futuro, la “Gestión de riesgos del Portafolio de Proyectos e Inversiones” tiene como objetivo poder llevar acabo un proceso de gestión de riesgos, que en mayor grado interesan los riesgos operativos (riesgos del negocio) y luego los riesgos de los proyectos.

Ahora que está de moda el tema del cambio climático, no sólo las empresas eléctricas en general sino los países de la región (hablo en este caso de Centroamérica) deben de analizar la composición de la matriz energética y considerar los efectos adversos del clima a futuro.

Según los expertos, se prevé una disminución en las lluvias y un aumento en los vientos, lo que acarrea riesgos operativos de la generación, que deben ser identificados y gestionados desde el Portafolio de Inversiones.

No obstante los efectos adversos del clima, curiosamente son una ventaja para aquellos que están interesados en el negocio de la energía eólica. Muy oportuna la situación para justificar un cambio en el modelo de desarrollo del mercado eléctrico (me refiero al caso de Costa Rica), para incentivar las inversiones privadas, “necesarias” ante un eventual desabastecimiento, que efectivamente se dará con un cambio climático extremo, dadas las condiciones actuales de la matriz energética del país.

Los opositores al cambio del modelo de desarrollo del mercado eléctrico en Costa Rica, sustentan su resistencia basado en que el actual modelo ha sido exitoso en relación con otros modelos de Latinoamérica? Será dicho modelo perfecto considerando el cambio climático? En lo personal, espero que así lo sea, mientras que esa oposición no sea otro ejemplo de: “la indiferencia ante los eventos inesperados, esperados…”

De darse un cambio al modelo, es seguro que las inversiones privadas opten por realizar inversiones con periodos cortos de recuperación, casualidad que están en la primera fila del teatro “la bella que no es tan bella y la fea”: la generación eólica y la térmica.

Cualquiera que piense que la generación eólica es la “Pomada Canaria”, está equivocado, excepto para quienes: fabrican, construyen y operan los parques eólicos (obvias razones, no). Toda red de transmisión eléctrica tiene cierta tolerancia a la generación eólica. Dada cierta cantidad de generación eólica en la matriz energética, no sólo se presentan problemas de inestabilidad en el sistema eléctrico, también se debe considerar la necesidad de respaldar la matriz eólica con otras fuentes de energía (como si tuviéramos muchas opciones: térmico o hidro).

Estos problemas en la red, resultan preocupantes para el transportista de la energía, como también para los clientes finales, pero: Si fuera usted un gran inversionista en proyectos eólicos, se preocuparía por los problemas que debe resolver otro?

Seguro diría que no, a menos que le toquen el billete, pues sólo la aversión a la pérdida de los inversionistas (Teoría de las Perspectivas) puede cambiar la forma de pensar de aquellos quienes están impulsando dichas actividades económicas, no obstante seguirán actuando que nada pasa, a menos que el mercado se encargue de pasarles la factura, otro ejemplo de la indiferencia ante los eventos inesperados, esperados.

Para concluir, la teoría dice: cuando los mercados libres no maximizan el bienestar de la sociedad, se dice que puede ser necesario una “Falla” e intervención política para corregirlos. Será necesario esperar que el actual modelo de desarrollo eléctrico falle antes para requerir de intervención política? Júzguelo usted.